SISS presenta Plan Estratégico Nacional para la Reducción de Riesgos

La Superintendencia de Servicios Sanitarios da a conocer los cinco ejes sobre los que se trabajará durante los próximos 10 años en la reducción de riesgos de desastres en el sector sanitario.

Fecha: 30 de septiembre de 2020

Santiago, 30 de septiembre de 2020. La Superintendencia de Servicios Sanitarios ha trabajado desde enero de 2020 en el Plan Estratégico Nacional Para la Reducción de Riesgos de Desastres en el Sector Sanitario 2020-2030, que nace como una adaptación de la política nacional ante catástrofes desarrollada por la ONEMI, en la cual la SISS ha tenido un rol activo.

El objetivo central de esta iniciativa es la elaboración de un marco a nacional para desarrollar una gestión integral del riesgo de desastres para el sector sanitario, donde se lleven a cabo las acciones de prevención, respuesta y recuperación ante situaciones catastróficas o que pongan en peligro el abastecimiento de agua potable o su disposición final, dentro del marco del desarrollo sustentable.

El Superintendente (S) de Servicios Sanitarios, Jorge Rivas, cree que es vital para el desarrollo del país contar con esta guía de manera que Chile sea un lugar más seguro. "Con este plan queremos que desde una edad temprana las personas se eduquen en la gestión y reducción de riesgos de desastres, que es la base para que, en el futuro, éste sea un tema que venga incorporado en el ADN de las nuevas generaciones. Estoy convencido que esta es la mejor manera de enfrentar lo que nos ocurre como país y evitar el sufrimiento innecesario de miles de compatriotas. Y si bien las empresas sanitarias han tomado conciencia, seguimos trabajando en conjunto para que estén comprometidos con nuestros lineamientos. Junto con esto, debemos seguir con una estrategia que comprenda a los ciudadanos, que los integre y los convierta en parte activa de las soluciones, de modo que Chile logre estar a la vanguardia en temas de prevención y gestión de riesgos de desastres", afirma Rivas.

Según el PNUD, Chile cumple con 7 de las 9 condiciones de vulnerabilidad señaladas por la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, por su parte, la OCDE posiciona a Chile en el puesto décimo entre 142 países debido a su vulnerabilidad a severos riesgos por el agua, siendo cuarto al considerar sólo los países de la OCDE.

Para el Jefe de la Unidad de Riesgos de Desastres, Sergio Barbera, "las ciudades resilientes, para ser sustentables, deben conocer, gestionar y reducir los riesgos a los que están expuestas, para eso se requiere comprensión a cabalidad de las amenazas y vulnerabilidades propias de cada territorio. Este conocimiento permitirá eventualmente anticipar, mitigar, prepararse y hacer frente de manera eficaz a eventos extremos, con el objetivo final de reducir al máximo posible el tiempo y nivel de afectación sobre la población".

Desde este punto de vista, el plan establece cinco ejes de trabajo a partir del Marco del Sendai para el período 2015-2030. Estos son Comprender el Riesgo de Desastres en el Sector Sanitario; Fortalecer la Gobernanza; Planificar la Reducción de Riesgo de Desastres; Proporcionar una Respuesta Eficiente y Eficaz y Fomentar una Recuperación Sostenible.

El primer eje sobre Comprender el Riesgo de Desastres busca impulsar los aspectos necesarios para propiciar un mejor entendimiento del riesgo de desastres en el sector sanitario en todos los niveles. Así como también a nivel transversal en el Estado, sector privado, sociedad civil, academia y comunidad en general. Esto con el fin que todos los actores de la sociedad profundicen su percepción del riesgo para fomentar con ello una cultura de prevención y auto protección.

En el Fortalecimiento de la Gobernanza se espera profundizar para alcanzar una gobernanza sólida y sinérgica que aúne voluntades y compromisos concretos de todos los actores del Sistema Nacional de Protección Civil. Esto con el fin de impulsar, fortalecer e implementar iniciativas con el debido y amplio respaldo de las partes involucradas, a través de la participación activa y co-construcción.

A su vez, en el eje de Planificación de Riesgos de Desastres se pretende que los actores del Sistema Nacional de Protección Civil asuman una actitud de compromiso permanente, que considere todo el ciclo de gestión del riesgo de desastres. Ojalá, desde una visión prospectiva a lo largo de la vida útil de diversos proyectos e iniciativas que se diseñen y que tengan relación con el sector sanitario.

Para el cuarto eje, sobre la necesidad de Proporcionar una Respuesta Eficiente y Eficaz, se requiere de un trabajo permanente coordinado, que permita el conocimiento y práctica de los diversos roles y responsabilidades, colectivos como también individuales, reconociendo igualmente las limitaciones de los distintos actores del Sistema Nacional de Protección Civil. Así, se espera que el país fortalezca su capacidad de preparación a fin de dar una respuesta eficiente y eficaz ante desastres frente a eventos que afecten al sector sanitario.

Por último, para Fomentar una Recuperación Sostenible, se necesita impulsar procesos, mecanismos y procedimientos que aseguren que, tras la ocurrencia de un desastre, se logren transformar las condiciones de riesgo preexistentes en condiciones de sostenibilidad y resiliencia, es decir, que durante la recuperación se avance conscientemente en la reducción del riesgo de desastres para alcanzar un desarrollo sostenible.

Estos ejes son abordados en un total de 42 acciones concretas, cada una de las cuales considera metas y actores colaboradores, que serán los llamados a involucrarse en la consecución de los objetivos planteados en el mismo plan.

"Actualmente nos encontramos en el proceso de priorizar las 42 acciones, de modo de abordarlas de manera escalonada en el período de vigencia del plan estratégico. Nuevamente, este proceso de priorización y construcción de plazos será gestado desde el inicio considerando la opinión de todas las empresas del sector, así como también a otros actores relevantes que nos acompañarán en esta travesía", admite Sergio Barbera.

De esta manera, la SISS tiene una tarea durante los próximos 10 años, la que está enmarcada en este plan y que se irá desarrollando junto a una serie de actores a lo largo de los años. "Con las acciones priorizadas, no queda más que sincronizar esfuerzos para avanzar en conseguir las metas propuestas, apostado con esto a lograr un sector sanitario más resiliente y sustentable con miras al 2030, con el fin último de proporcionar mejor calidad de vida a la ciudadanía", finaliza Barbera.

Para ver el plan completo pinche aquí